Comparten mi camino...

17 marzo 2010

La Gratitud...


Carta de una médica cooperante sobre la Gratitud...
Este texto es una carta al director enviada al suplemento de un periódico, XL Semanal, y que ganó el premio a la mejor carta de aquella semana. La firma Dulcina Fonseca García y se titula “Un simple plátano“.
Un simple plátano
Después de 11 años trabajando como médico en uno de los países que hemos bautizado como ‘Tercer Mundo’, debí volver a mi casa por asuntos personales.
En una cena familiar, un pariente cercano me preguntó que para qué había estudiado Medicina si estaba malviviendo en una zona perdida de la selva. Sin siquiera darme tiempo a responder, justificaba socarronamente su duda afirmando que, para vivir así, mejor me hubiera hecho misionera y no habría tenido que ¿malgastar? los mejores años de mi juventud estudiando.
Lo realmente curioso es que casi todos los allí presentes le daban la razón haciéndome sentir un animal raro.
Quizá yo pensaría como ellos si me faltase la experiencia de estos años: muchos pacientes han llegado a ofrecerme un plátano como agradecimiento por haber ayudado en un parto o haber aliviado un dolor innecesario de una enfermedad incurable.
Un simple plátano, qué miseria para nuestros estómagos saciados, ¿verdad?. Lo que muchos no saben es que dos plátanos son la cena incluso la comida de un día completo de un matrimonio con tres niños. Sin embargo, en una acción de máxima gratitud (eso que a los occidentales nos falta) han reconocido mi modesto trabajo compartiendo conmigo lo máximo que tienen. ¿Puede un profesional sentir mayor satisfacción?
Dulcina Fonseca García
Cuando lo leí me gustó mucho el mensaje de esta carta, ésta médica no estaba solo realizando su labor de manera más que profesional... les estaba mostrando a los que la acompañaban en esa cena sin darse cuenta, que los valores,la humildad y el ser agradecido, deberían ocupar el primer puesto en nuestra escala de valores, no te parece?


Esta nota la leí en www.elblogalternativo.com y quise compartirla con Ustedes!

2 comentarios:

Janeth dijo...

Hola Claudia vengo a agradecer tus amables palabras en mi blog, y ver que tienes un blog muy bonito.

Esta historia que compartes es preciosa, cuantos medico existen y hacen la carrera para ganar dinero y hacerse famosos y ricos, la vocacion a veces siento que esta perdida, mas al leer este relato de la doctora me doy cuenta que existe la esperanza y que hay personas que estan dispuestas a trabajar y servir, ya que es ese, el servicio a la humanidad el curar de sus males a las personas no importando su condicion, eso es lo valido y eso es lo que mas necesitamos en paises pobres como el mio, cuando veo o me entero que existen estas personas se renueva la esperanza de un mundo mejor.

Gracias por compartir la historia me lleno el corazon de esperanza

Besitos siempre
Janeth

Claudia y Luciano Platt dijo...

Gracias por tus palabras Janeth,te envío un abrazo grande y gracias por pasar por aquí
Clau