Comparten mi camino...

26 enero 2011

La Serenidad

DEBES CUIDAR LA SERENIDAD... 
Hola, como están todos? veo y me alegro muchísimo que cada vez seamos más para compartir esta experiencia de poder juntarnos virtualmente y que este blog siga con su objetivo, el de dar herramientas sobre salud holística, ayudar a quien lo necesite, aprender y valorar cuando un seguidor comparte su comentario.Como ven en el título, hoy quiero hablarles de la serenidad....uy...cuantas veces la necesitamos? podemos conseguirla? y cuando lo hacemos, nos damos cuenta lo mucho que ganamos?....
Este relato que comparto hoy con ustedes le pertenece a Emmet Fox, de su libro, "Reclama lo que es tuyo" y dice así:
Hemos visto como los Maestros exhortaban enérgicamente al auto-cultivo de la serenidad, como una cualidad indispensable para transitar el Sendero Espiritual, así como para ser "el punto de Luz a través del cual Dios se asoma al mundo".
La serenidad es la marca de la vida espiritual. Más aún, es la clave de la felicidad.
 La gente, en su mayoría, tiene al menos un entendimiento superficial de esta verdad. 

Mucho le gustaría tener serenidad, pero no sabe qué hacer para conseguirla. Dice: "Me gustaría estar sereno en todo momento, o al menos la mayoría de las veces, pero ¿cómo lo hago?" A veces dice: "He trabajado muy duro para conseguirlo; de hecho, ocasionalmente he trabajado tan duro en esa dirección que me encuentro bastante cansado." Por supuesto que trabajar duro es, de por sí, una negación de la serenidad, es estar tenso.
Cuando estás sereno, todo en tu vida te viene fácil, y hasta te es posible dilucidar la solución de un problema sin que tengas que hacer ninguna oración especial al respecto. No hay duda de que a menudo te encuentras diciendo o haciendo lo correcto casi automáticamente. Ciertamente tus oraciones tienen mucho más poder cuando estás sereno.
He aquí una técnica para alcanzar la serenidad. Primero, deja de apurarte. Haz lo que sea necesario, pero sin abalanzarte. Segundo, entrénate a pensar sólo en lo que te gustaría pensar en el momento. Tercero, haz una regla de mantener tu mente allí donde te encuentras, o en lo que sea que te ocupe en el momento. No la dejes deambular a otros temas o lugares. Si tu cuerpo está en la calle 57 de New York, no tengas la mente en alguna otra ciudad.
Si te ocupa la consideración de cierta cuestión, no permitas que tu mente deambule a otros asuntos; o, si no te queda más remedio, deja de pensar en la primera cuestión y dale tu plena atención a lo otro. En pocos momentos caerás en la cuenta de que no es esto lo que deseas considerar hoy, y regresarás al asunto importante. Y, con toda seguridad, tus pensamientos no volverán a deambular más.
La mente de mucha gente está constantemente corriendo de un lado para otro en todas direcciones. Naturalmente, esto hace que sea imposible estar sereno. Aquiétate —no es que tengas que estar especialmente lánguido o callado, sino quieto. Puedes ser sociable y amigable, y aún así estar quieto mentalmente. todos los místicos de todas las religiones, tanto occidentales como orientales, han enseñado esto.
Cuando has alcanzado la serenidad, serán extremadamente raras las veces en que sentirás excitación descontrolada, ira o miedo. No sentirás melancolía. Por el contrario, estarás más feliz que nunca.
Practica la serenidad de esta manera, y te sorprenderá lo rápido que se volverá un hábito. Claro que no hablarás de esto con otra gente. Notarán un cambio en ti, y la apreciación y respeto que sienten por ti aumentará de manera considerable.
Emmet Fox
Tomado de "Reclama lo tuyo" 
Mientras vivió, Emmet Fox fue la persona que mayores audiencias reunió para escuchar los pensamientos de un hombre acerca del significado religioso de la vida. Sus libros y folletos han sido distribuidos a más de 3 millones de personas y, haciendo un cálculo conservador, se cree que éstos han llegado a 10 millones de personas.

  Hasta el próximo encuentro...

9 comentarios:

Sony dijo...

hola amiga,siempre tus entradas nos dejan una enseñanza increible,aunque yo tengo un poco de privilegios que quizas muchos de los que siguen este blog,porque cuento con tu sincera amistad,con tus buenos consejos y tus ojos atentos para leer mis correos y el oido cerquita para escucharme.

me ha venido muy bien leer este articulo porque estos dias lo que necesito es recuperar esa serenidad que por cosas de la vida alguien ha modificado,pero que de a poco la voy recuperando otra vez.

te mando abrazos amiga muy fuertes y sabes que te quiero mucho,besos para toda tu familia tambien!!!!!

Jabo dijo...

Muchas gracias por este magnífico post sobre la serenidad.
Para mi es un objetivo a alcanzar. Lo intento aunque me cuesta mucho llegar a ella.
Cuando lo consigo, desearía que se quedase conmigo, pero reconozco que me abandona con más frecuencia de la que me gustaría.
Abrazo. Jabo

Pablo dijo...

Hola Claudia. Es muy interesante el artículo. Creo que da bien la clave donde reside la serenidad: en estar consciente en el momento presente, en lo que estamos diciendo, sintiendo, haciendo y pensando AHORA, no un mes antes o 2 años después. Solemos perdernos en el pasado y en el futuro, aunque el único espacio real donde podemos estar es el presente. Estamos en él, pero al no ser conscientes, divagamos y nos perdemos la oportunidad. Nos cargamos de culpas o de ansiedades. De un modo u otro, perdemos serenidad. Cuanto más centrados estemos en nuestro momento a momento, más sencillo será experimentar serenidad. Gracias Claudia! Pablo

Clau dijo...

Gracias a ustedes por la calidez de siempre, y si...sé que muchas veces se nos hace imposible acomodarnos internamente para lograrlo, pero lo que vale es la intención de querer conseguirla,es el primer paso y sé que todos estamos en el mismo camino a conseguirla, sigamos entonces! nos aportará mucho más de lo que creemos...
Muchas gracias Jabo, Sony y Pablo!

Carmen Rosa dijo...

Hola Claudia, vengo del blog de nuestro común amigo JABO "Sé positivo siempre".
Muy interesante el artículo que publicas sobre la serenidad que todos necesitamos. Desde ese estado es que podemos pensar y actuar mejor porque nuestra mente está en calma y sin pensamientos que interfieran. Y bueno es lo que se respira aquí en tu lugar, te felicito.
Un abrazo

Claudia dijo...

Gracias Carmen por dejar tus palabras a cerca del post de la serenidad,es un placer leerlos a todos,y a propósito ya pasé por tu blog y dejé mi huellita,je
un abrazo grande!

Pablo Gori dijo...

Exelente Blog, gracias por compartir tantos temas interesantes

dejo el linq de mi blog, invitadisimos . http://eternaunidadinfinita.blogspot.com/

Namaste Hermanos

Clau dijo...

Gracias Pablo por visitar mi espacio,un gusto tenerte por aquí como lector y ya me voy a visitar el tuyo, un abrazo grande
Clau

Anónimo dijo...

Muy bello tu blog.Un abrazo